El Pacto Mundial tiene un objetivo claro: que las empresas se comprometan voluntariamente en el ámbito de la responsabilidad social empresarial.

¿Qué es el Pacto Mundial y cómo son las empresas que lo incorporan?

Bienvenido una vez más a mi blog. Soy Daniel Madariaga, y en esta ocasión vamos a platicar sobre una iniciativa muy interesante promovida desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Se trata del Pacto Mundial. 

Retrocedamos un poco en el tiempo, hasta finales de la década de los noventa, cuando el secretario general de la ONU en ese tiempo, Kofi Annan, se presentó ante el Foro Económico Mundial para proponer a sus líderes iniciar un Pacto Mundial de valores y principios compartidos con la finalidad de darle una cara humana al mercado global.

De esta manera, en el año 2000 dio inicio el Pacto Mundial, también llamado Pacto Global. Se trata de la iniciativa de sostenibilidad más grande del mundo, a la cual se han sumado más de 15 000 empresas en más de 160 países.

¿Cómo funciona el Pacto Mundial?

Lo que este pacto nos propone es tomar acciones de manera conjunta para fortalecer la ciudadanía corporativa y, de esta manera, contribuir a la resolución de los problemas derivados de la globalización. 

El Pacto Mundial tiene un objetivo claro: que las empresas se comprometan voluntariamente en el ámbito de la responsabilidad social empresarial y obtengan la certificación ESR mediante la implementación de los 10 Principios Universales sobre Derechos Humanos, Estándares Laborales, Medio Ambiente y Anticorrupción, así como tomar medidas que promuevan los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).

¿Cómo funcionan las empresas que lo incorporan?

Ahora hablaremos de lo que caracteriza a una empresa que forma parte de este pacto. Como primera característica, veremos que es responsable con el medio ambiente. Por ejemplo, realiza acciones que ayudan a mitigar el cambio climático, o bien, invierte en hacer que sus procesos sean más sostenibles. 

Una segunda característica es que se trata de una empresa responsable con la sociedad. Por ejemplo, promueve actividades de voluntariado, fomenta la creación de empleos y apoya la educación.

Luego, tenemos como tercera característica que es una empresa responsable con sus empleados, es decir, toma medidas que favorecen y benefician a sus empleados. Algunos ejemplos de esto son la retención de talento y políticas para equilibrar la vida laboral y la familiar.

Finalmente, hablaremos de una cuarta característica: una empresa incorporada a este pacto es responsable con el mercado. ¿Qué implica esto? Implica un compromiso de garantizar la calidad de sus productos, promover un consumo responsable y mantener buenas relaciones con clientes, proveedores e inversionistas.

Espero que esta información te haya sido útil y despierte en ti el interés por seguir junto con tu empresa el camino de la sostenibilidad. Mantente atento a las publicaciones de mi blog para conocer más sobre este tipo de iniciativas con beneficios para las empresas y el medio ambiente.

Te puede interesar: